miércoles, 7 de enero de 2009

Dwarf Fortress: A divertirte como enano.

No, no es la Matrix.

Si alguna vez has querido crear tu propio imperio, pelear contra monstruos míticos, tratar con nobles exigentes, crear complejas obras de ingeniería hidráulica y arquitectura majestuosa, entonces Slaves to Armok: God of Blood: Chapter II: Dwarf Fortress es el juego que estabas esperando.

Desarrollado por Tarn Adams, alias "ToadyOne" y su hermano Zach (Tarn hace el código, Zach contribuye ideas) Dwarf Fortress es un juego que a primera vista no parece muy atractivo. De hecho, es algo díficil el aprender a jugarlo; pero una vez que entiendas como interpretar los sencillos gráficos y a no inundar tu fortaleza, te divertirás de lo lindo viendo como tus pobres enanos deberán enfrentarse contra problemas tales como invasiones de goblins, ataques de demonios de las profundidades, falta de alimentos (y aún peor, de alcohol) y artesanos que hacen berrinche porque no tienes cristales para su preciada mesa tallada en hueso de elefante.

Después de un rato, sabrás que esta pasando en esta foto.

El juego comienza generando todo el mundo de fantasía en el que vas a jugar. Montañas, glaciares, bosques y océanos. Después, lo puebla con distintas civilizaciones y criaturas fantásticas, generando varios siglos de historia y leyendas entre ellos.

Una vez que la generación del mundo acabe, podrás elegir el tipo de terreno en el que construirás tu fortaleza: Un glaciar tendrá gran abundancia de hielo para usar como agua, pero los restos de un volcán en una cordillera podría señalar la existencia de magma subterránea, con la cual podrás talleres y herrería que no necesiten de carbón para funcionar. La arena del desierto será más fácil de excavar y te proporcionará materia prima para hacer objetos de vidrio, pero será muy díficil encontrar agua para poder regar tus cultivos, con los cuales podrás crear el alcohol necesario para mantener a tus enanos felices y satisfechos.

El gran nivel de detalle no para con el terreno: cada uno de tus enanos tiene una personalidad propia, preferencias y temores que influirán en su estado de ánimo y harán que trabaje más rápido, o en el peor de los casos, harán que se vuelva loco y ataque a sus compañeros.

Trabajos de lo más variado.

Comienzas el juego con una banda de siete enanos, que han partido de la capital con la esperanza de encontrar un lugar propicio para hacer una nueva fortaleza. Dependiendo de las habilidades que hayas escogido para ellos y de los suministros que hayan llevado, esto resultará menos díficil o hilarantemente imposible.

Porque lo más divertido del juego no es tener éxito, sino ver cuanto tiempo tardas antes de fallar: ya sea inundando tu fortaleza con la mala colocación de canales de riego, o cavando demasiado profundo y encontrando demonios y monstruos de las profundidades a los que les encanta la carne de enano. Si tu fortaleza se hace muy grande y rica, atraerás ladrones, invasiones y hasta algún dragón que querrá quedarse con tus objetos y joyas de oro, y no le importará matar algunas docenas de enanos para lograrlo.

¿Moria? No, peor: Boatmurdered.

Pero no estás indefenso: con el pasar del tiempo en el juego, llegarán inmigrantes a tu fortaleza, con los cuales podrás diversificar las actividades de tu economía, y hasta hacer un ejército armado con corazas, escudos y armas hechas de bronce, acero o incluso del preciado y resistente adamantine. Podrás construir armas de asedio, fosos de agua o lava (dependiendo de que tan bien manejes esta última) e incluso mecanismos y trampas complejos con los cuales hacer que la montaña se derrumbe sobre tus enemigos o que sean derretidos por la lava. Pero antes, asegúrate de cerrar bien la puerta principal de la fortaleza.

Desde hace algunas versiones, el juego cuenta con la posibilidad de construir hacia arriba o hacia abajo: Ya no estarás limitado a construir salones en la montaña, sino también torres, pisos y muros, tanto en el interior de la montaña como en el exterior. Podrás hacer una fortaleza que rivalice con la afamada Moria del Señor de los Anillos, o hacerte bolas y hacer que el techo se derrumbe sobre tus pobres enanos por culpa de algún mal cálculo.

Algún día, así se verá el juego. Algún día.

El juego cuenta también con el modo de Adventurer (Aventurero), en el que controlas a un solo personaje que irá explorando el exótico mundo, encontrando distintos tipos de monstruos y tesoros, visitando aldeas, e incluso, tu propia fortaleza. Eso, si no fue dominada por Hombres-Hormiga.

En fin, que es un juego divertidísimo, en el que el único límite es tu imaginación. El juego lo puedes descargar de manera gratuita del sitio oficial. Y si te gustó el juego, mándale a Tarn una donación, ya que mejorar y desarrollar el juego es su única ocupación y fuente de ingresos.


Para saber más:
Sitio de Bay 12 Games
Entrevista de Gamasutra
Dwarf Fortress Wiki
La saga de Boatmurdered (recomendado)

2 comentarios:

cuervoscuro dijo...

¡Feliz año nuevo señor!
¡Sigue manteniendo este mundo loco como está!

Mariju dijo...

Su único ingreso?? mejor que le ponga ganas y se busqué otra chamba a aparte, como están las cosas dudo mucho que haya gente que le contribuya...aunque quien sabe...los gamers de corazón...